VERANIEGA, NOTA, SEGUNDA, AUTOR

¡CAMARERO, UN SALMOREJO FRESQUITO!

MAFALDA PLAYERAEl título, una declaración de intenciones. Confusas y deshonestas, siempre deshonestas. Porque esto que están ustedes leyendo no es más que un punto y seguido. Acaban por este curso los artículos del abajo firmante, de este pequeño licenciado Vidriera. Por arte de birlibirloque mi viaje a Italia se ha tornado en escapadas a playas de aguas cristalinas y arenas doradas. Para que una dama llamada Nuria logre mi amor, ésta no ha tenido que recurrir al poder mágico de ninguna morisca; hace tiempo y en determinadas ocasiones me he sentido como de vidrio (de ahí mi nombre), frágil y con la posibilidad de romperme en mil pedazos, mas eso fue antes de conocerte, amor mío. Ahora me creo de acero para soportar y aguantar los envites que la vida nos depare.

Como el personaje de Cervantes, satirizo todo lo que me rodea, le saco punta a las situaciones e incluso juego y me divierto con las palabras, mi arma arrojadiza contra la sociedad bienpensante. Como la frase de la canción Noches de boda, una de mis cinco favoritas: “que el diccionario detenga las balas”. Me considero un inconformista políticamente incorrecto que dice lo que piensa y que por eso ha recibido alguna que otra bofetada o reprimenda. Prefiero tener personalidad que ser un pusilánime que pase por la vida sin pena ni gloria. En el riguroso invierno me protejo bajo techo y manta zamorana, mientras que durante la canícula prefiero la noche estrellada.

Después de este pequeño homenaje a Cervantes, nuestro ilustre hidalgo, deciros a todos que os merecéis un descanso (y no sólo dominical) de mis escritos; también yo lo necesito. En esta época estival no hay precisamente buenos estrenos en cartelera, aunque siempre hay alternativa con algún que otro filme despistado y retrasado, o con el sempiterno cine de verano de El Puerto. Calidad, ambiente, obras actuales del mundo en V.O.S. El antiguo Convento de San Agustín es el lugar perfecto, con ese acogedor patio porticado y esos bares en sus alrededores que invitan al reposo del guerrero. Ya estoy disfrutando en plenitud de ello. Se me olvidaba comentar que a mediados de septiembre, durante toda una semana, se celebrará la 48ª edición de la Muestra cinematográfica Alcances, con sede en Cádiz y fundada en su momento por Fernando Quiñones, entre otros. Centrada en el documental, resulta muy recomendable tanto por sus propuestas como por la maravillosa y cosmopolita ciudad que la acoge.

Últimas palabras de la temporada para una recomendación veraniega de un título veraniego. Un clásico. Verano del 42 (1971), dirigida por Robert Mulligan, cumple cuarenta y cinco años, pero mantiene la belleza, la nostalgia, la poesía y el sentido de la pérdida de la inocencia de su primera visión. La banda sonora de Michel Legrand y la luz de la fotografía de Robert Surtees son los complementos perfectos para un guión impecable y sencillo, pero con una emoción e iniciación que recuerdo en pocas obras de ese estilo. Envidio a los que aún no hayáis tenido el placer de verla, yo la volveré a paladear como quien redescubre una ciudad muchas veces visitada. Siempre hay rincones por descubrir y nuevas miradas…

P.D. Si habéis leído esto, sois la resistencia…(aguantad el calor en el agua, please). Paso lista en otoño…

 

Acerca del Autor

Pablo Solís del Junco
La Venganza de Alan Smithee junior

Comentarios

  1. Por Ana

    Responder

    • Por Caroline

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.