UNA NUEVA PRIMAVERA

Parece que el invierno hubiese helado mis palabras bajo una capa de escarcha. Cae  poco a poco sobre el suelo. Gota a gota. Gatos solitarios cruzan la madrugada. Pasarán horas aún. Lo más frio está por llegar. Un mirlo se posará en algún banco en algún parque, en alguna avenida y con su canto saludará a algún paseante. Motoristas veloces cruzan las calles y las plazas repartiendo la prensa recién horneada en las rotativas. Luces que aparecen y desaparecen en las ventanas. Despertadores impertinentes rompen el silencio en los dormitorios. Una bocina avisa por dos veces en lo que queda de oscuridad. Taxis en la parada.

 Lluvia

Al día le cuesta arrancar. Sábanas tibias abrazan cuerpos todavía cansados.

Suena la radio en el aire cálido de la habitación. La mañana se despereza. Olor a café en la cocina y calor en la ducha. El día se pone en marcha, lento como la noche larga.

Calles empapadas. Rumor de lluvia. Avanza el invierno y mi esperanza en una nueva primavera.

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.