UNA MERA REFLEXIÓN

A estas horas solo el viento suave que mueve las ramas de las palmeras, algún coche que pasa o el sonido del teclado rompen el silencio de la noche. La pantalla del ordenador es amable a veces e impertienente en otras ocasiones.

Dentro de pocos días volveremos a decir quienes queremos que nos gobiernen los próximos cuatro años. Supongo que es lógico que con la que está cayendo desde hace ya demasiado tiempo, el personal esté algo más que cabreado y los ánimos de algunos bastante encrespados. Me imagino que es mucho pedir moderación y sensatez a la peña. Nunca me ha gustado el recurso al miedo. Es cierto que en las dos últimas campañas electorales este se ha esgrimido contra algunos sectores de nuestros representantes o aspirantes a serlo. Ese camino no me parece el adecuado. Vayamos el domingo a los colegios electorales sin miedo. Convencidos de que este bendito país no necesita más salvapatrias. Que ya somos lo suficientemente mayores como para amenazarnos con el hombre del saco.

Urna

No me prometan el oro y el moro. Administren con eficacia, solvencia y honestidad las esperanzas y los deseos que los españoles depositemos en sus manos el próximo domingo. Dejen de una maldita vez de pugnar por sillones de poder. Usen éste al servicio de todos, no solo de los suyos. En el barco de España vamos todos. No lo tomen al asalto si no son capaces de pilotar su singladura. Ya basta de golpes de timón.

Pero ante todo, por favor, dejémonos de demagogias baratas y de humos de colores. Seamos serios. A fin de cuentas, como cantaba en su día Víctor Manuel: “No necesito salvador, prefiero equivocarme yo”.

La noche del domingo, el lunes, admitamos los resultados. Sean los que sean y dejemos gobernar a aquellos a los que los españoles hayamos votado. Sean o no de nuestro agrado.

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Comentarios

  1. Pablo Solís del Junco Por Pablo

    Responder

    • José Manuel Lasanta Besada Por José Manuel Lasanta Besada

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.