PIÉLAGO

Piélago. Parte del mar, que dista mucho de la tierra.

Las barcas de remos no se adentraban más allá de las últimas rocas y boyas aún visibles desde la orilla. Las gaviotas tampoco eran ya frecuentes en aquella línea del horizonte donde la mirada tendía a fundir cielo y mar. En las cartas náuticas el terreno descendía abruptamente, como cortado a cuchillo y entre los marinos del pueblo cercano corría un rumor de que quien se atrevía a traspasar un límite de dos millas y media corría el riesgo de no volver o hacerlo con sus facultades mentales trastornadas.

Piélago

Habladurías, se dijo el joven, y desplegó la vela de su pequeña embarcación enfilando la proa hacia el piélago oscuro de aguas cada vez más encrespadas. Fue la última vez que vieron su vela dibujada sobre la mar. Días después su cuerpo fue arrojado sobre la orilla envuelto en algas y comido en parte por peces y cangrejos, con una expresión de desconcierto en la cara a pesar de tener las cuencas de los ojos vacías. Pensó quizás al adentrarse en el mar que los rumores no tenían fundamento alguno y que tornaría triunfante con su barca rebosante de una pesca que cada vez era más escasa en aquella parte de un litoral que parecía condenado a languidecer o reconvertirse al narcotráfico.

Etiquetas:

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *