NORMAS

Esta madrugada, mientras sacaba a pasear a Bernie, he sido testigo de dos sucesos. Uno de menor importancia que el otro, pero también digno de ser mencionado. Por un lado, una papelera ardiendo. ¿Quién habrá sido el cenutrio? En fin…

Semáforo en rojo

Pero el otro, el otro ha sido bastante grave. Y podría haberlo sido aún más. Al parecer un coche se ha saltado un semáforo en rojo y ha chocado contra otro que ha acabado estampado contra la pared del Instituto donde estudié. El caso es que suelo pasear por allí con mi perro y… quién me dice que no podría haber estado en ese lugar en ese preciso momento. Y se me viene a la cabeza la necesidad de cumplir con las normas, que están para salvar vidas y hacérnosla más llevadera. No están ahí por gusto de cuatro individuos. Están, como digo, para entre otras muchas cosas SALVAR VIDAS.

Están hechas para el correcto funcionamiento del juego, de la vida en sociedad. Respetémoslas. Es nuestro deber.

 

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.