LAS HUELLAS

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.
(Antonio Machado)

 

¿Podemos pisar sobre lo ya andado? ¿Son las huellas que vamos dejando a nuestro paso recuperables? Las huellas son en esencia pasado. Las hay imborrables. Quizás sean las del alma. Otras, abandonadas a nuestro paso sobre la arena o la nieve se van diluyendo con las mareas, la lluvia, el viento, otras nevadas… No obstante, las hay que desearíamos fueran borradas de nuestro pasado y olvidado su rastro. ¿Quién no ha cometido alguna vez un error de ese tipo que consideramos garrafales? ¿Quién no ha conocido alguna vez a alguien a quien desearía borrar de su existencia?
Las del alma, quedan allí y puede que el tiempo las transforme un poco pero su esencia no es cambiada.

Huellas sobre la arena
Un amigo me comenta que ha vuelto a ver una pintura suya de hace al menos veinte años colgada en un determinado lugar y que la impresión que ha tenido ha sido como la de volver a pisar las huellas que dejó atras en el tiempo. Hay caminos que dejaron en nuestra retina imágenes tan hermosas que ansiamos volver a transitarlos. Ojalá el futuro nos lleve a paisajes que deseemos volver a recorrer una y otra vez. Sería una buena señal.

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Comentarios

  1. Por carmen padillo (may)

  2. José Manuel Lasanta Besada Por José Manuel Lasanta Besada

  3. Por Marta

  4. José Manuel Lasanta Besada Por José Manuel Lasanta Besada

  5. Por Maximo

  6. José Manuel Lasanta Besada Por José Manuel Lasanta Besada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.