LA ZANAHORIA Y EL PALO

Quisiera dar la vuelta a esa tortilla. Hace mucho tiempo que llegué a la conclusión de que con un “por favor” se consigue mucho más que con una prohibición. Aunque claro está, no siempre eso es así. No digo pues, que no haya que prohibir ciertos comportamientos, pero ¿os imaginais que en vez de un “Prohibido aparcar”, “Prohibido jugar a la pelota”, “Prohibido pisar la hierba”… pusiésemos carteles que invitaran a no hacer dichas cosas mediante el hecho de pedirlas por favor? ¿No creeis que serían más eficaces los mensajes, más amables? Se trata pues de hacer ver al personal que es bueno caminar en un sentido positivo, hacia adelante, pero teniendo muy claro que si nos saltamos las normas que entre todos hemos acordado, el palo está presto a ser usado.

Bienvenido

Cuando trabajé en Inglaterra fui tratado con una amabilidad exquisita. De hecho recuerdo un “Welcome home” en boca de muchos de quienes allí habitaban. Un “bienvenidos” en una frontera es algo agradable de ser encontrado. Pero ahora suceden acontecimientos como el de las agresiones sexuales en Alemania, que aplicó la conocida como wilkommenskultur –cultura de la bienvenida-, y todo esto se nos viene un poco al suelo. Lo más sensato que me parece que habría que hacer es recibir de forma educada al que viene de fuera pero marcando claro que tenemos una cultura y unas normas que hay que cumplir. Y francamente, al que no les guste, que se quede en su casa.

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Comentarios

  1. Por Claud

  2. José Manuel Lasanta Besada Por José Manuel Lasanta Besada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.