LA MAREA

Viene y va. Desde que tomamos aire por primera vez. Desde ese instante en el que la placidez del vientre materno choca con el ambiente extraño del mundo “exterior”, la felicidad es algo similar a una marea.

marea

Viene y va, aunque no sea de forma constante. Hay quien la experimenta de forma más o menos continua, hay quien la ve ir y venir cada cierto tiempo a lo largo de su vida y quien, espero que sean los menos, no la experimenta en absoluto. Lo cierto es que este mundo nos ofrece tanto la cara amable como la desagradable. Dicen que la felicidad está hecha a base de pequeños detalles, pequeños momentos que la vida nos ofrece. Una puesta de sol, el mar, un paseo, una mirada en la que perderse…

Quiero pensar que está en nuestras manos cambiar nuestra realidad. El derrotismo no nos lleva a buen puerto. Sí es cierto que como dice Tom Hanks en la película “Náufrago”, es importante “una vela” que nos haga salir de una isla en la que no queramos estar a solas y esa vela a veces la ofrece la suerte. No obstante, la búsqueda activa de algo que nos impulse es fundamental.

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.