HOUSTON… ¿TENGO UN PROBLEMA?

Ignoro cómo se sienten los astronautas en situación de gravedad cero, pero a veces me sorprendo a mí mismo en una estado de ingravidez -llamémosla así- neuronal.

astronauta

Comentaba hace tiempo en el artículo titulado “Agujeros blancos” que quizás mis neuronas necesitasen algún tipo de reactivación, y ahora empiezo a convencerme de que algo así debe pasarme. Lo cierto es que cada vez son más frecuentes los momentos en los que me observo de repente desconectado de la realidad más inmediata. Me detengo, me analizo y me pregunto, “¡Eh, tú, ¿qué estás haciendo? ¿dónde estás? ¿dónde vas?…” Cualquiera sabe, lo mismo me acosan el Alzheimer o la pitopausia -creo y espero que no.

¿Actuamos por inercia? ¿Caminamos sin plantearnos hacia dónde? ¿Conviene detenerse de vez en cuando a mirar el mapa del terreno en que nos movemos? No sé, reconozco que a veces me pierdo. Y cuando me hablan de cuestiones tales como proyectos de futuro no puedo evitar un cierto temblor en mis extremidades y otras zonas de mi cuerpo.

Houston, no estoy seguro, pero cuando me desoriento como en esas ocasiones me pregunto ¿tengo un problema?

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Comentarios

  1. Por Esther

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.