EN UN RINCÓN DE MIS SUEÑOS

La primera vez que la vi fue hace dos años. Vendía flores en tierras del sur. Se acercó a nosotros y nos ofreció flores que no compramos. Vendía flores, aunque tras rechazarlas comprendí con tristeza que era algo más lo que nos ofrecía. No podía tener más de trece años.

Aquella noche rechacé sus flores y ella, nunca sabré su nombre, me abofeteó con una mirada de niña. Me miró con los ojos del niño al que se ha prohibido el juego. Me miró, dio la vuelta y se alejó.

Niña con flor

No hace mucho volví a verla. Una noche, sin avisar, cuando la paz parecía decidirse a vivir en mi cabeza, se acercó de puntillas, con cuidado, sin hacer ruído y se sentó en un rincón de mis sueños. Se sentó justo entre mi paz y yo. Cuando la descubrí, volvió a ofrecerme sus flores. Tenía la misma cara de aquella niña a quien vi por primera vez hace dos años, pero su mirada ya no era la de entonces. Miraba como esas personas que viven con el recuerdo de la inocencia arrebatada, maltratada, pisoteada.

Me tendió una y con la voz de quien ha perdido la risa para siempre,me dijo: “Toma esta flor. Consérvala, porque vivirá siempre para recordarte, cuando la paz esté a punto de quedarse a vivir en tus sueños, que un día rechazaste la mirada de un niño. Vivirá para que nunca olvides que en un rincón de tus sueños yace la inocencia de algún niño, pisoteada, porque no la necesitabas para construir tu paz”.

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Comentarios

  1. José Manuel Lasanta Besada Por José Manuel Lasanta Besada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.