EL JARDÍN DONDE CRECE MI ROSA

El jardín donde crece mi rosa ha sido azotado por vientos y acariciado por brisas. El jardín donde crece mi rosa tiene olor a azahar en primavera y a menta fresca todo el año. De sus entrañas mana un agua cristalina y alegre. Me gusta recorrerlo con mis manos por las mañanas y dormir en él al atardecer. Desde la noche a la mañana cuento las estrellas que lo iluminan, y que se ocultan cuando un sol radiante se refleja en sus ojos.

360

Mi rosa crece en él día tras día. Despacio. Sin prisas. Poco a poco se va abriendo a nuevos amaneceres y se llena de rocío en la madrugada.

El jardín donde crece mi rosa es pura esperanza y lucha incansable contra las malas hierbas que tratan de invadir su tierra. Poco a poco, voy acomodándome en el sonido de su silencio, solo roto por el aleteo de pájaros que van anidando en sus árboles.

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Comentarios

  1. Por Marta

    Responder

    • José Manuel Lasanta Besada Por José Manuel Lasanta Besada

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.