EL CORTIJO

No me quito de la cabeza la imagen de Paco Rabal ahorcando al señorito del cortijo tras haberse cargado éste a La Milana. Hace unos días el PSOE fletó unos bonitos autobuses para que se rodeara el Parlamento andaluz porque a unos pobres politicuchos los han desalojado del poder. Porque se les ha “expropiado” el cortijo en el que campaban a sus anchas.

Más de un portavoz y de una portavoza estarán cagados y cagadas porque la cola del paro, especialmente en Andalucía es alargada. Señores diputados y señoras diputadas, señores enchufados y señoras enchufadas… ¡Al paro! ¡A buscar trabajo! Ojalá se les acabe la sopa boba.

Han tenido ustedes y ustedas casi cuarenta años para esquilmar esta tierra. Una tierra hermosa y muy rica en potencia a la que ustedes y ustedas han conseguido llevar a las más altas cimas del subdesarrollo, de la incultura, del fracaso escolar, del paro, del régimen clientelar.

Estaba pensando en otro lugar, pero de momento, al paro. ¡Váyanse ustedes al paro, que como buenos y buenas incompetentes e incompetentas, nunca debieron abandonar por el bien de esta Andalucía con la que tanto se llenan sus bocas y sus estómagos. Y sus cuentas corrientes.

Váyanse ustedes y ustedas a la mierda. Esa misma mierda que se metían en sus narices mientras abusaban en los puticlubes de esas mujeres a las que tanto dicen defender.

Francisco Rabal y Fernando Fernán Gómez. ¡Grandes! Pues eso… A la Mierda. ¡Vayansé y vayansá a la mismísima mierda!

Etiquetas:

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.