EL BUCLE

Bajé la ventanilla de mi automóvil y llamé a la mujer de melena oscura que caminaba pegada al borde izquierdo de la carretera. Con un movimiento lento de su cabeza, se giró hacia mí y unos serenos ojos verdes me sonrieron con amabilidad. “Llevo viéndole por aquí desde hace días, semanas tal vez” -me dijo-. “Juraría que está usted perdido” -continuó con voz tranquila-. “En efecto, lo estoy” -respondí un tanto extrañado por su comentario, al tiempo que una enorme lechuza se lanzaba desde la rama de una encina en busca de algún roedor-. “Llevo rato buscando la salida hacia la capital y no acabo de encontrarla. Una y otra vez vuelvo a este punto de la carretera” -le confesé-.

Carretera de noche

No había bebido mucho puesto que no quería tentar a la suerte en una vía que no conocía más que a través de los mapas de carreteras. Tampoco soy amigo de los modernos sistemas de navegación. La fiesta en casa de Blanca había acabado hacía una hora y media y no había querido aceptar su invitación a pasar la noche con su familia. “No soy amigo de molestar” -me excusé-.

La mujer de ojos felinos, vestida con un oscuro y anticuado traje de fiesta calló por unos instantes y de nuevo con una serenidad que helaba la sangre manifestó: “También yo ando un tanto perdida. Dejé hace ya años la fiesta de Blanca Cortés pero no acabo de avanzar por este camino. Una y otra vez la noche me devuelve a este punto en el que un joven como usted, también perdido, me pide ayuda para romper este bucle en el que parece haberse convertido nuestras vidas”.

Etiquetas:

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Comentarios

  1. Por Marta

    Responder

  2. José Manuel Lasanta Besada Por José Manuel Lasanta Besada

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.