DOMPEDRO

Tb. don pedro.

De don2 y el n. p. Pedro.

1. m. dondiego.

2. m. coloq. orinal.

Lo cierto es que los higos estaban realmente jugosos, sabrosos. Al comerlos a Rodrigo el estómago le rugía como una bestia de la sabana del hambre que había pasado en las últimas semanas y la boca le chorreaba con una mezcla de saliba y del jugo de los propios higos. Su dieta se había basado en mendrugos de pan que había mendigado en las escasas tabernas del pueblo, amén de algunas sobras que algún que otro ventero le había proporcionado.

Cuando saltó la tapia de aquella casa abandonada y se topó con la perfumada higuera no lo dudó, se despojó de la camisa y cargó en ella cuantos frutos pudo, gran parte de los cuales comió en cuanto se hubo alejado prudentemente del lugar del delito.

No había contado el desdichado con los retortijones que aquel atracón le produciría horas más tarde, y que tuvo que aliviar a la carrera en el dompedro que reposaba a los pies de su cama en una mísera chabola del pueblo que lo había acogido cuando decidió poner fin a su vida errante.

dompedro

Etiquetas:

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.