CUANDO TODO ACABE

Lo dejaré todo. Ya sabéis. De aquí no nos llevamos nada. Quizá una última mirada de aquellos que nos sostuvieron entre sus manos. Quizá una última lágrima, una sonrisa en los labios que besamos. Miles de páginas por leer, renglones que perseguir con la mirada, con dedos curiosos. Estantes con historias por descubrir, páginas en blanco que no supimos llenar o que el miedo al vacío bloqueó.

Cuando me vaya, espero volver la vista atrás, y no solo ver -como diría Don Antonio- la senda que nunca más se volverá a pisar, sino sentir placer porque lo pasado no fue solo amargo, porque lo pasado dejó marcas hermosas sobre la piel de nuestros hermanos, de los hijos que son, de los amigos que siempre estuvieron allí, de los que estarán cuando el viento que sople sobre nuestras orillas nos arrastre y borre todas nuestras huellas.

Cuando desaparezca, me gustaría llevar conmigo la sensación de que valió la pena transitar este mundo, que lo dejé un poco mejor a como lo encontré. Sé que puede que pida demasiado. A fin de cuentas, quién sabe… quizá traicioné a alguien, dañé más que amé, destruí más que creé, quemé naves allí donde hube de tender puentes…

Cuando me vaya, creo que miraré al espejo de mis ojos, de los vuestros, de los tuyos, y mi mirada permanecerá serena. Os amé, os amo y os amaré. A pesar del pasado, de la terquedad del presente, y de que el futuro solo quede escrito en lo que os deseo.

Cuando doble ese recodo del futuro, sea cuando sea, recordadme como lo que siempre traté de ser, uno más, sin estridencias, con naturalidad. Uno más a quien la marea se lleva más allá del batir de las olas, dejando una leve estela hacia el interior del océano.

Semillas, solo quedarán semillas.

https://youtu.be/2-I-BhaiTzw

Etiquetas:

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Deja un comentario