Cuando hablo de pueblos en el corazón hablo de todo el mundo mundial. Creo que era mi madre, o era yo, no sé, quien decía cuando yo habitaba en esa franja “horaria” que es la edad del pavo, que “todo el mundo es bueno”. Quiero ser ciudadano del mundo. Me gustaría hablar