Ya antes de bajar a la tierra, quizá el primer homínido la miraba con fascinación e impotencia por no poder alcanzarla. Quizás notaba su influjo aunque no alcanzara a explicarse qué magia lo hacía posible. Seguro, eso sí, que con el devenir de la Historia el ser humano la ha mirado con