ARRUGAS

¿Creíste por algún momento que sería fácil? Pregúntale a tus arrugas. A esa frente en la que poco a poco se van trazando líneas que indican que no, que el camino no era sencillo. Este camino está lleno de cambios. A veces la fortuna nos sonríe y a veces los obstáculos parecen no acabar.

No todas ellas se deben a las dificultades. El espejo me devuelve también miradas cómplices. Socarronas. Irónicas a veces y muchas otras producto de sonrisas que tú mismo te provocas. La vida te ha dado no pocos mazazos. Repetidamente. Casi con saña. Pero te has levantado, te has sacudido el polvo y ahí estás de nuevo cada mañana, atento a nuevos surcos en tu piel. A nuevas erosiones causadas por lágrimas no siempre silenciosas, a risas muchas veces compartidas y sobre todo, a una sonrisa que aunque no luces en tus labios, está presente casi siempre en tu interior.

arrugas

Así es. Cada mañana puede amanecer una nueva cicatriz en tu alma. Para bien o para mal. Pero recuerda que en esto consiste caminar. Que nada nos detenga puesto que al fin y al cabo, cuando volvamos nuestra mirada hacia atrás veremos que todo nos ha enriquecido.

Dicen algunos que la arruga es bella. No sé. Lo que sí tengo claro es que esas arrugas podrán algún día contar mil historias sobre aprendizaje. Sobre sabiduría al fin y al cabo. Bienvenidas sean.

Acerca del Autor

José Manuel Lasanta Besada
José Manuel Lasanta Besada

Comentarios

  1. Por Marta

    • José Manuel Lasanta Besada Por José Manuel Lasanta Besada

Deja un comentario