Normas

Esta madrugada, mientras sacaba a pasear a Bernie, he sido testigo de dos sucesos. Uno de menor importancia que el otro, pero también digno de ser mencionado. Por un lado, una papelera ardiendo. ¿Quién habrá sido el cenutrio? En fin… Pero el otro, el otro ha sido bastante grave. Y podría haberlo sido aún más.

Noche de verano

Estoy acostumbrado a escribir aquí de madrugada. Es cuando mi querida neurona se toma un poco de café y se pone en funcionamiento. Ahora anda tratando de prepararse para algunos exámenes que están al caer. Pobre. Analiza una frase. Se para. Respira hondo. Se distrae con el vuelo de una mosca y vuelve a los

El simple aleteo

Creo en el llamado Efecto mariposa. Creo que un simple aleteo en este lado del planeta puede desencadenar todo un huracán en el otro extremo. Si no literalmente, sí en un sentido más o menos figurado. Es decir, creo que todos nuestros actos están interrelacionados y que lo que hacemos en nuestro entorno más próximo

Palabras devastadas

La tinta y el papel han sido destruidas. No ha sido como en Sarajevo, pero para mí ha sido una grán pérdida. Una buena parte de mi biblioteca ha sido devastada por termitas. Libros que adquirí durante mis estudios, otros por puro placer, regalados… han sido pasto de unos bichitos blancos que reptando entre verbos,

Esperaré

Aún se oía tu risa en los corrredores de la tarde. El Sol se detuvo cansado a mirarte. La Luna, curiosa, quiso asomarse al umbral y casi sin querer, dejó caer el suave manto de la noche sobre tus hombros. El viento fue fijando una a una mil estrellas en tu pelo, una a una

¿Turismo de borrachera?

¿Pero esto qué es? Veamos… Turismo ha habido siempre. Creo. Desde los fenicios que venían a comerciar a nuestras costas. Supongo que alguno habría que vendría en plan lúdico. Borrachos siempre los hemos tenido. Entre ellos me he encontrado yo en alguna ocasión, lo reconozco. ¿Qué es eso de los llamados botellódromos? Creo que en

Viaje en la noche

Este año he batido un récord en mi viaje hacia el norte. Jerez-Soria en más de once horas. Nada más salir, puse el limitador de velocidad en 90 kilómetros por hora y… a rodar. No solo no quiero correr más, sino que estoy poniendo a prueba el coche, a ver cuánto combustible soy capaz de

A la deriva

Casi todo el mundo la consideró un caso perdido. Pocos apostaban un céntimo por ella. “Es inútil luchar por lo que inevitablemente se llevará la corriente en la que se introdujo hace ya tanto tiempo”, decían. Pero ella se aferraba a alguna tabla que de vez en cuando las olas le acercaban a sus brazos ya

El silencio

Se vio acorralado por las olas en la madrugada, sin escape entre la línea de tierra y una marea tranquila pero inexorable que le puso cerco en la oscuridad. Buscó un lugar donde esconderse y donde hacerse fuerte frente a la presión cada vez mayor de ciudadanos ajenos a su huida. Un motor surgió de

La playa os hará iguales

Bueno, no es exactamente así. Pero lo cierto es que algo ayuda. Allí parece que no tenemos complejos. En una playa lucimos desde cuerpo Danone hasta expectaculares palmitos Michelín. Yo soy de los Gambrinus. Cervecero total. Pero no un Gambrinus de los de ahora no, nada de personaje cada vez más cachas y atlético. Yo